Usted está acá
Inicio > Noticias > La Columna de Cristobal Alfaro: “Obispos En Silencio: La Difícil Elección Del Papa Francisco Para Sustituir A Ezzati”

La Columna de Cristobal Alfaro: “Obispos En Silencio: La Difícil Elección Del Papa Francisco Para Sustituir A Ezzati”

La iglesia católica chilena, pasa por crisis que está muy lejana en estabilizarse prontamente, a diario  vemos en la prensa nuevos casos de religiosos acusados de abusos sexuales y encubrimientos. Las miradas apuntan a algunos obispos que han tenido un manejo paupérrimo en las investigaciones de abusos sexuales, ellos son quienes reciben las denuncias e inician el proceso de investigación. En estos últimos días, se rumorea que habrá un cambio de líder de la iglesia católica, precisamente hablamos del Mons. Ricardo Ezzati y una de las principales opciones para reemplazarlo  es el actual obispo de la Serena, Rene Rebolledo, pero al proclamarlo, rápidamente se difundió información que aquel obispo, fue un férreo defensor del renunciado obispo de Osorno Mons. Juan Barros (formado por Karadima y apuntado por las víctimas del ex párroco del Bosque como encubridor). ¿Será un motivo relevante que Mons. Rebolledo haya defendido a Barros, hasta la última instancia? para algunos no, pensando en que confiaba a ciegas en él y probablemente no conocía lo que pasaba en la parroquia del Bosque en los años que se formó el ex obispo Barros, quién su director espiritual fue Fernando Karadima.

El actual obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, sonaba fuerte para reemplazar al actual arzobispo de Santiago, pero fue acusado por el conocido sacerdote jesuita Felipe Berrios en defender y aportar información privilegiada en la dictadura militar, además es el mismo que fue acusado de empujar a una periodista de Mega, para proteger de las preguntas de la prensa al renunciado obispo Juan Barros, en la salida de la misa que celebró el papa Francisco en enero de este año, en nuestro país.

Fernando Chomalí, actual arzobispo de Concepción y gran canciller de la  Universidad Católica de la Santísima Concepción. Fue el más cercano en sustituir a Ezzati, pero existieron denuncias de encubrimientos en Concepción a sacerdotes que abusaban de jóvenes. El obispo no inició una investigación oportunamente, por este motivo fue marginada la opción de sustituir a Ezzati. No es primera vez que Chomalí no investiga a sacerdotes acusados de abusos, recordemos que Juan Carlos Cruz (victima de Karadima) le escribió  un mail el 1 de abril del 2010, buscando ayuda para denunciar a Fernando Karadima. El obispo no le contesto, incluso tiempo después, señaló a los medios de comunicaciones que “yo, la verdad me tupí, actué mal con él, en el sentido de que él buscaba un amigo, un obispo y yo no supe cómo actuar”.

Debemos descartar a los obispos recientemente renunciados y cuestionados por encubrimientos: Juan Barros, Horacio Valenzuela, Alejandro Goic, Cristián Caro, y Gonzalo Duarte, este último acusado de realizar tocaciones en los genitales a jóvenes en el seminario Pontificio Menor de San Rafael y encubrir a sacerdotes de aquel seminario.

El actual obispo de Linares, Tomislav Koljatic, ni siquiera ha sido nombrado en suplir al arzobispo Ezzati, recordemos que Koljatic fue formado por Karadima y perteneció a su círculo de hierro. Es también acusado por las victimas de encubridor y que el obispo sabía lo que Karadima hacia con sus víctimas.

El actual obispo de Melipilla Cristian Contreras Villarroel, es  de bajo perfil, cercano, fue obispo auxiliar de Santiago y conoció de cerca la denuncia que realizó la Dra. Verónica Miranda, en representación de su esposo James Hamilton sobre los abusos de Karadima. Incluso, el obispo Contreras ayudó a Verónica y a James  a continuar con la denuncia, levantando el caso a través de contactos que tenía dentro de la iglesia, pero Hamilton y Juan Carlos Cruz, apuntan que el actual obispo de Melipilla fue una especie de “doble estándar” que acogía a las víctimas, pero no hacía nada. El obispo Contreras, se defendió de las acusaciones en diferentes medios de comunicación.

¿Por qué no ha sido mencionado el obispo Guillermo Vera? quién es el actual obispo de Iquique y tiene su “hoja de vida limpia”, si se puede decir de alguna manera. Un obispo criado en el campo, cercano y de una familia sencilla.

¿Será que los cargos de arzobispos, son relacionados con el tipo de familia, ideología política o sencillamente por su formación?

¿La poca confianza hacia los obispos, será un motivo de la lentitud para encontrar un buen candidato que pueda ejercer la máxima jerarquía de la iglesia católica chilena?

Ahora solo hay que esperar el pronunciamiento del Vaticano para sustituir a Mons. Ricardo Ezzati, quién está imputado por encubrimiento de abusos sexuales dentro de la iglesia.

Por Cristóbal Alfaro T.

SimpatiWeb
Radio Simpatia, llenamos de alegría tu día.
http://www.radiosimpatia.cl

Deja un comentario

Top