Usted está acá
Inicio > Noticias > La Columna de Cristobal Alfaro: “Adultos Mayores En El Olvido: La Tercera Edad Es Un Problema Para Chile”

La Columna de Cristobal Alfaro: “Adultos Mayores En El Olvido: La Tercera Edad Es Un Problema Para Chile”

Hace un par de  semana, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), difundió la tasa de suicidio en nuestro país, tomando por sorpresa que entre el 2010 y 2015 un total de 935 personas mayores de 70 años se suicidara, liderando la tasa de suicidios en Chile. Incluso sobrepasando los niveles de  suicidios en jóvenes, como lo conocíamos hace un par de años, donde el estado le ha dado énfasis en ayudar a adolecentes que presentan diferentes problemas y así evitar que aumente la tasa de suicidio en nuestro país.

A mediados de Julio, conocimos un lamentable hecho que nos afectó a cada uno de nosotros, Jorge Olivares Castro de 84 años, decidió que debía terminar su vida abruptamente por problemas de salud, económicos y afectivos. Le propinó un disparo a su esposa Elsa Ayala de 89 años, tras 55 años de matrimonio. Luego se quitó la vida. Eran muy cercanos, salían a pasear al parque, iban de compras y se veían muy felices, pero cuando se enfermaron ya no salían; se veían tristes, “ellos estaban solos”, comentaban los vecinos del matrimonio con asombro por la decisión que tomaron. Quitarse la vida. La salud, el cansancio, la soledad y problemas económicos, son factores que gatillan a que más adultos mayores se quiten la vida.

Según datos de la Superintendencia de Pensiones (SP), recogidas por fundación Sol, evidencia que cerca del 50% de los pensionados reciben menos de $150.000, monto bastante bajo para costear diferentes necesidades, tales como: alimentación, movilización, arriendo y salud. En este último punto, los adultos mayores gastan un promedio del 60% de su pensión. Al hacer un breve ejercicio, arroja lo siguiente: sin un adulto mayor recibe $150.000 en pensión, el 60% seria $90.000, ¡sí! $90.000 pesos en costear remedios y tratamientos de alguna enfermedad. Quedando con un remanente de $60.000 para sus otras necesidades. Las farmacias populares que tanto ha criticado una parte de la política chilena, ha ayudado bastante a nuestros ancianos, los costos de los medicamentes en las grandes cadenas farmacéuticas superaban un 200% imagínese que un anciano adquiriendo un mismo remedio en una farmacia popular se puede ahorrar sobre $50.000 pesos que claramente es  un alivio para su bolsillos. Se agradece la iniciativa, que ojalá se replique en todas las comunas de nuestro país.

La semana pasada se difundió un video por las redes sociales de una anciana de 81 años llamada  Alicia Flores, que acarreaba con dificultad un carro con cartones. El autor del video le pregunta del por qué lo hace, ella argumenta que lo hace para generar algo de dinero ya que su pensión no le alcanza. Percibe cerca de $120.000, tiene  4 hijos  que al parecer no la ayudan. Esto me conmovió, debido a que muchas veces en las condiciones que viven los  ancianos son responsabilidad de sus propios hijos, que por berrinches irrelevante dejamos de lados a quienes nos dieron todo. Las personas cometemos errores y nos equivocamos, nuestros adultos mayores se equivocan. Es un dolor inmenso para ellos que sus hijos le den la espalda. No es solo un tema de estado, también es nuestro. Es fácil culpar a los otros, pero no reconocemos nuestros propios errores. Los hijos debemos estar siempre al lado de nuestros padres y acompañarlos hasta sus últimos días, independientemente lo que haya sucedido en el pasado.

La población mundial envejece a una velocidad sin precedentes. El 8.5% de los habitantes del mundo tiene más de 65 años, cerca de 671 millones de personas. Según las cifran del INE, Chile no solo envejece, además experimenta un alza en la población sobre 80 años. Este aumento será gradual en las próximas décadas y debemos estar preparados para ellos.

Hace un par de días, los matinales mostraron la historia de la Sra. Alicia, donde el rol de Rafael Araneda fue criticado por sus palabras tales como: “Es un hobby o si no se aburriría” estas palabras generaron controversia en las redes sociales, señalando la poca sensibilidad del animador, naturalizando el hecho que un anciana de 81 años siga trabajando para complementar su miserable pensión. El caso de la Sra. Alicia es solo uno de tantos casos de ancianos que viven en la miseria y siguen trabajando a pesar de sus enfermedades. No creo que un anciano trabaje por gusto, o por que se aburrirá en  casa. Un anciano trabaja para mantener su hogar, poder alimentarse de mejor manera, tener una vejez sencillamente digna.

Chile está al debe con nuestros adultos mayores, quienes han dado su sacrificio toda su vida, con altos y bajos. El estado debe promover políticas públicas más eficientes para ellos, que sean concretas y no hermosas palabras al voleo. Que sus últimos días de vida, sea de descanso y no de trabajo.

Por Cristóbal Alfaro T.

SimpatiWeb
Radio Simpatia, llenamos de alegría tu día.
http://www.radiosimpatia.cl

Deja un comentario

Top